sábado, 13 de octubre de 2012

El placer de llevarte cerquita mío...



Cuando naciste, el cuerpo me pedía tenerte cerca. Cuando naciste, descubrí que desatender mi instinto me resultaba imposible. Han pasado dos años, muchas cosas cambiaron, pero el llamado de mi cuerpo a estar fusionado con el tuyo, sigue intacto. "A bordo cuando estabas en mi panza. A bordo cuando naciste. A bordo, siempre..."

“El placer de llevarte Cerquita Mío” es un carnaval de Blogs iniciado por Cerquita Mío, para celebrar la Semana Internacional de la crianza en brazos 2012 y dar a conocer lo maravilloso de llevar pegaditos nuestros hijos siempre cerquita nuestro…

Todos los que envíen su foto participan en un sorteo por un premio espectacular:
Un Fular con bolsillo estampado  por la gente  de Alquimia Color  con un diseño a elección del ganador/a  .  Estas son las opciones:


Para participar, ademas de enviarnos la foto, solo deben ser fans de Cerquita Mío y de Alquimia color en Facebook.

jueves, 26 de julio de 2012

Monotemático

Basta con que alguien intente sentarse frente a la computadora para que Valentino la señale y ordene:
-Po Pepe.*
Basta con agarrar el control remoto de la tele para que Valentino la señale y sentencie:
-Po Pepe.
Basta con intentar usar el celular para que Valentino lo señale y exija:
-Po Pepe.
Basta con preguntarle, (ya en la cama, listos para intentar dormir), qué canción le gustaría cantar para que Valentino ignore todo el repertorio y escoja:
-Po Pepe.
Nuestro hijo esta en fase "Monotemático".

*Po Pepe: léase "Sapo Pepe"

viernes, 29 de junio de 2012

Este bebé no llora*

Septiembre de 2011, sala de espera del pediatra. Surge una charla con la mamá de una nena de tu misma edad. Entre otras cosas, me pregunta si dormís solo, a lo que contesto que no, que dormimos los tres juntos. Me cuenta que a ella le recomendaron el libro "Duérmete niño", que lo puso en práctica con su beba de 8 meses y que después de soportar sólo 4 noches de llanto, lograron la paz, la armonía y el descanso tan deseado.
Le digo que no soy partidaria de dejarte llorar, que nunca había podido hacerlo ni por unos minutos, pero debo reconocer que semejante promesa de conciliar algunas horas de descanso me llamaron la atención.
Volví a casa, lo comenté con papá y decidimos comprar el libro para ver bien de que se trataba.
Lo encontramos rápidamente, y lo primero que leo al abrirlo en una página al azar es esto:
"... el niño debe dormirse sin que le tomen la mano, sin acunarlo, sin cantarle, sin abrazarlo, sin mecerlo, y muchísimo menos amamantarlo..."
Recuerdo haber sonreido, porque era justamente todo lo que nosotros hacíamos para ayudarte a conciliar el sueño.
Leí todo el librito de una sola vez, y mientras leía, me iba imaginando la situación, y se me iba haciendo un nudo cada vez más grande en el estómago, en el alma.
Te imaginaba en tu cuna, detrás de los barrotes, llorando desesperadamente, pidiendo por nuestros brazos, nuestras caricias, nuestros besos, nuestras canciones.
Te imaginaba con un muñeco "Pepito", tirado a tus pies, demostrándonos que no era su compañía la que deseabas, la que te hacía falta.
Te imaginaba golpeándote contra todo, gritando, tosiendo de tanto llorar, y llegando a vomitar sólo para "manipularnos".
Te imaginaba tratando de entender nuestro cambio de actitud. Tratando de entender porqué las dos personas que decían amarte más que a nadie en este mundo te dejaban ahí, implorando cariño, protección, acercándose a vos a una distancia prudencial, evitando todo contacto fisico para no entorpecer el tratamiento, que con una voz carente de emoción dicen cosas como que te están enseñando a dormir y que eso es por el bien de la familia.
Te imaginaba buscando mi oreja, como hacés siempre que tenés sueño. "¿Cómo va a hacer para dormirse sin   la oreja?", nos preguntábamos con papá todas las noches.
Imaginaba tu corazoncito, chiquitito, ese mismo que había escuchado latir con fuerza en las ecografías, golpear desesperado adentro tuyo, mostrando tu desolación, tu angustia ante semejante abandono.
Escuchamos voces calificadas, llámese pediatra, que nos dijo que si no tenías afecciones cardíacas, no te iba a suceder nada si te pasabas una semana entera llorando...
Te imaginaba sintiendo que ya no te amábamos mas, que habíamos dejado de quererte, que tal vez habías cometido un error y que estabas pagando por eso.
Pasé tantas noches sin dormir, pensando en todo esto, planificando la fecha del inicio de esta tortura, y te miraba dormir pegadito a mi y a papá, en el medio de los dos, acariciando nuestras orejas, tan calmo, tan feliz... ¡¿Qué era lo que te estábamos por hacer?!
La fecha de inicio de la tortura siempre se posponía, por una cosa o por la otra. Sé que eran todas excusas. Ni papá ni yo podíamos hacerte/hacernos eso. Es una atrocidad. Una falta total de respeto hacia vos, hacia tu integridad física, psíquica y emocional. Una falta grave como padres, hacer todo lo contrario a lo que nos decia el instinto.
NO PUDIMOS. NI PODREMOS. NI QUEREMOS.
No estoy haciendo un juicio de valor sobre aquellas personas que lo hicieron o están de acuerdo. Cada familia sabe lo que es mejor para sus hijos. En nuestra familia y con nuestro(s) hijo(s) eso no va a funcionar nunca, sencillamente por que no queremos que funcione aquí.
Arjona, en una de sus canciones dice: "...No arregles lo que no se descompuso...". Nuestra manera de dormir es perfecta asi como es, con sus imperfecciones. No niego que es agotador cuando te negás a dormir, cuando tu única siesta del día no pasa de los 20 minutos, cuando tardás una hora y media en quedarte dormido, cuando me levanto contracturada por dormir siempre de costado para que tengas siempre mi oreja a mano, pero nunca lo cambiaría por noches de llanto, desesperación y desolación.
¿Cómo me sentiría yo, que tengo 28 años, al estar triste por alguna razón, que mi mamá me escuche llorar en mi habitación y que no venga a consolarme, a abrazarme, a decirme que todo va a estar bien, que no estoy sola, que ella siempre va a estar a mi lado? Me sentiría totalmente abandonada, sola, desolada, muchísimo más triste de lo que me sentía antes.
Frente a esta situación, podría el Sr. Estivill afirmar que lo que mi madre está haciendo es por mi bien, para que me acostumbre a los golpes de la vida.
Podría el Sr. Estivill afirmar que lo que yo estoy haciendo es idear un macabro plan para manipular a mi madre para que venga a mi encuentro cada vez que yo lo exija, para no permitirle vivir su vida tranquilamente, tal como lo era antes de que yo naciera.
¿COMO TE ÍBAMOS A HACER ESO A VOS?
De solo pensar que contemplé la posibilidad se me revuelve el estomago. No pasa un solo día en que te observo dormir pegadito a mi, tomado de mi oreja y me arrepiento por el solo hecho de haber pensado en ponerlo en práctica con vos.
Gracias Estivill, por decirme lo NO tengo que hacer con mi hijo.
AUNQUE YO YA LO SABIA.


*"Este bebé no llora" es una frase cantada que decimos siempre con papá, desde tu primer día de vida, cuando al escucharte llorar, corremos a tu encuentro ofreciéndote al instante aquello que creemos que necesitás: teta (ahora comida), abrazos, besos, juegos, mimos, consuelo, etc, etc, etc...

domingo, 17 de junio de 2012

Feliz día Papá

"No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar el amor de papá..."
(Mateo Alemán)

viernes, 15 de junio de 2012

Desahogo

Escribo esta entrada a la 2.30 de la mañana, cansada, agotada. No suelo escribir cuando mis nervios están tan alterados, pero necesito desahogarme. El día de Valentino comenzó hoy cerca de las 9 de la mañana, como todos los días, minutos mas, minutos menos. Jugó a la pelota, anduvo en el pata-pata, en el triciclo, corrió con la perra, jugo con los tupper de la cocina, bailó todas las canciones de Adriana, se trepó en la reja de la ventana, saltó arriba del sillón, en fin, lo que hace todos los días. Al mediodía fuimos a hacer un tramite al centro, se durmió en el auto unos 5 minutos, siempre se duerme 3 cuadras antes de llegar al destino.
Al regresar a casa, se quedó dormido. Pensé que por lo menos descansaría una hora, pero el timbre lo despertó a los 9 minutos de haber arrancado su sueño.
Como era de esperarse, el mal humor se fue apoderando de el (y de mi) a medida que transcurría la tarde, negándose a dormir en cuanta oportunidad le presenté.
Cristian llegó de trabajar y yo me fui a mi clase de pilates, después de dos intentos fallidos de mi parte de hacerlo dormir, se quedó llorando. Dudé millones de veces si irme o no. Nunca antes lo había dejado llorando en ningún lado, con nadie. Pero realmente necesitaba aire, respirar un poco, calmarme para no seguir perdiendo la paciencia como la venía perdiendo. Pensé que tal vez al ratito se le pasaría, pero no. No paró de llorar en la hora y media que me ausenté.
Cenamos, lo bañé, y lo acosté. No quiso dormir. Se bajó de la cama y se fue.
Mas tarde, lo mismo.
Y lo mismo...
Así llegamos a las 3 de la mañana, con un bebé de 1 año y 8 meses pasado de revoluciones, habiendo vivido 18 horas intensas, de juego y llanto, de risas y quejas, y habiendo dormido solo 14 minutos.
No sé de dónde saca la energía. No sé si es energía o estrés. No sé si le estoy transmitiendo mis nervios. No sé si estoy haciendo bien las cosas.
No sé qué hacer.

viernes, 8 de junio de 2012

Valenccionario Tomo VIII


  •  
  • No hay mas: ná má
  • Manzana: Asana
  • Adriana: Anána
  • Iara: Iaia
  • Tana: Ñaña
  • Salí: Líiiiiii
  • Máaa! Vení: Máaaa! Iñi...
  • Mamadera: Me-me-me
  • Sapo Pepe: Pe-pe-pe
  • Paloma: moma
  • Tomá: má
  • No: na
  • Zapatilla: Pate
  • Vamos: Va
  • No anda: na nada
  • Jugo: bubo
  • Pupo: popu
  • Ya está: ya-tá
  • Gracias: Táta
  • Chau Chau: Ta Ta!
  • (Le pregunto) Me amás?(Me contesta) Na na... 

sábado, 19 de mayo de 2012

viernes, 4 de mayo de 2012

Sorteo, sorteo!!

Les cuento que Brenda de "Amo ser Mamá", organiza un mega sorteo en su blog por tener (muchos) más de 2000 fans en Facebook, una ídola!!
Se sortea un portabebé "Cerquita Mio" a elección, diseñado y confeccionado por ella misma, con diseños únicos, originales, bellos, hechos a conciencia y con amor. 
En mi caso, ya tengo un mei-tai, y dos bandoleras de anillas que uso y uso sin piedad, con un niño de un año y medio y cerca de 14 kg de peso... y no, no me duele la espalda al usarla. Vamos muy cómodos los dos...
Bueno, aquí les dejo el link para que puedan participar! 
Mucha suerte!!

jueves, 26 de abril de 2012

P.V.D.C. Parte II

No busques correlatividad en las fechas porque no la vas a encontrar... La primera parte de este relato la escribí hace tres meses, y el proyecto se pospuso después de probar y probar durante unos cuantas noches, en las que ni vos ni yo descansábamos bien, yendo y viniendo de la cama a la cuna, de la cuna a la cama.
Hace un par de noches, y aprovechando que ya tenes bien incorporada la habilidad de bajarte de la cama reptando para atrás, decidimos sacar la baranda y hacer el intento, acolchonando un poco el suelo por si te caías.
La primer noche te acosté a las 23 hs en tu cuna cama, me senté en el suelo y te canté hasta que te quedaste dormido agarrado de mi oreja. A las dos y media de la mañana me llamaste, y te pasé a nuestra cama hasta la mañana.
La segunda noche, te acosté a la misma hora y siguiendo la misma rutina, pero esta vez  no me llamaste sino hasta las seis y media de la mañana, cuando te pasé a nuestra cama para dormir un ratito mas.
Las siestas de la tarde, que no duran mas de veinte minutos, también las haces en tu cama.
No te gusta dormir tapado, para nada. Ni con la sabana y mucho menos con un acolchado o frazada. Nada. Tanto así que la primer noche te quejabas porque no podías deshacerte de la manta, pataleabas y pataleabas hasta que te destapé, diste la media vuelta y te dormiste tranquilo... Así que ahora dormís vestido con ropa calentita, por ahora no encuentro otra solución.
Vamos a ver que pasa hoy, que es la tercera noche de esta segunda etapa del "Proyecto Valen duerme en su cuna cama".
Al verte durmiendo en tu cama de nene grande, sin las barandas no puedo dejar de preguntarme, ¿cuándo fue que creciste tanto, que casi no me di cuenta?

miércoles, 25 de abril de 2012

Valenccionario Tomo VII

  • Ya está: Ya-Ta
  • No: na
  • Moma (apodo de la perra): Maaamo
  • Mema (mamadera): Mame
  • Veni: Ñiiiiiii
  • Sali (a la perra): Liiiii
  • Nene: Neeene
  • Pepe (el sapo): Pepe (comenzó siendo Babo, luego Babe, luego Bebe, luego BepBep)
  • Papá: bapbap
  • Bien: Ieeeeee!! Ie Ie Ie Ieeee!
  • Uno, dos yyy Tres!: (Uno, dos y...) Tieeee!
  • Uno, dos, tres, cuatro yyy Cinco!: (Uno, dos, tres, cuatro yyyy) Tieeee!
  • Gracias: Ta-ta
  • Tomá: Tá
  • Ay: Ayq (Cuando el Dr. pincha al Brujito de Gulubú en la canción de María Elena Walsh)

miércoles, 14 de marzo de 2012

Pequeño Detalle


Hoy no voy a relatar los avances ni las locuras de mi pequeño bebé... sino que le voy a pedir prestado este espacio a Valentino para contar que estoy en medio de un proyecto personal que me causa ansiedad, miedo, orgullo y muchos etcéteras mas: Pequeño Detalle, Cositas para Bebés.
Esta en pleno desarrollo, en constante construcción. Tengo muchas ideas que a veces no encuentran el tiempo para llevarse a cabo, ganas de que progrese, crezca... De a poquito iré encontrando la manera...
Allí les dejo el link para quienes quieran echar un vistazo... Gracias!

miércoles, 29 de febrero de 2012

viernes, 3 de febrero de 2012

Hace dos años

Mi cuerpo no daba señales de ningún tipo, pero sí mi corazón. Me sentía embarazada. Trabajé todo el día sin poder concentrarme ni por cinco minutos. En el horario de almuerzo (cosa que nunca tenía, pero ese día por obra y gracia de alguien, si) fui hasta la farmacia de la esquina, vieja, con dos vidrieras a los costados de la puerta de entrada. El corazón me latia muy fuerte. Me atendieron, me hice la superada y pedí "Un test de embarazo, por favor". Siempre me pregunté qué sentirían las mujeres al comprarlo, ya que su respuesta, sea positiva o negativa dependiendo del caso, podría cambiarles la vida. Y ahora estaba yo sintiendo todo ese cúmulo de cosas, y no pude ni siquiera responder a mi propia pregunta. No se lo que sentí. No se si fue ilusión, nervios, miedo al negativo, miedo al positivo.
Lo pagué, lo metí en la cartera, crucé la calle en diagonal y me senté en los bancos de la vereda del Edificio de la AFIP, pleno centro porteño. Cientos de personas, ruido, autos, bocinazos. Yo no escuchaba nada, no veía a nadie. Estaba como abstraída, como recortada de la realidad. En mi burbuja en ese momento estábamos mi cartera y su contenido, mi cerebro, mi corazón y yo. Nada mas.
Terminó el horario de almuerzo, luego el horario laboral y me fui a tomar el 86, rápido por autopista. Y había una cola de dos cuadras, al sol, 37º de calor. No lo sentí. Yo protegía mi cartera como nunca.
Llegué a casa, cerca de las 20 hs y acordamos con mi marido hacernos el test en ese momento. No podíamos esperar hasta la mañana del día siguiente. Ni de casualidad, y ayudó mucho el hecho de que solo tuviera que retener por 3 horas.
Acordamos que apenas me lo hiciera, lo metería en el sobre y veríamos el resultado juntos, sentados uno al lado del otro.
Salí del baño, me temblaba todo el cuerpo. Me senté junto a el en el sillón. Le pregunté "¿Estas listo?". Me dijo que no. Le sonreí. Miré el sobrecito. Le pregunté: "¿Lo saco?". Me dijo que si. Le sonreí. Lo saqué.

Hace dos años, a las 20.30 hs, mirábamos el test de embarazo que dibujaba las dos rayitas rosas. 
Hace dos años, a las 21.00 hs, creábamos este blog para contarle a "Huesitos" su historia, desde el mismísimo instante en que nos enteramos que venia en camino...

jueves, 2 de febrero de 2012

Mimos para el alma II

Mi nueva amiga bloggera Vero, de El camino para ser mamá me dio este bellísimo premio. GRACIAS!
Descubrí su blog de casualidad. Clickeando y clickeando fue como llegué a su rinconcito. Y me emocioné con el relato de su difícil  (y según la ciencia, imposible) embarazo y de como debió dar a luz a Miranda a las 25 semanas de gestación, de su lucha por la vida de su hija y de la suya propia. Leyendo a Vero me di cuenta de lo valioso que es tener un embarazo perfecto, sin más complicaciones que la de tener los pies hinchados o un poco de malestar en los riñones o una patadita en las costillas; lo valioso de que mi embarazo haya llegado a término, aunque el final no haya sido el que yo deseaba, pensaba, planeaba, no puedo negar que mi cesárea en comparación a la de ella fue como estar en el paraíso. Lo valioso de traer a mi bebé a casa a las 36 horas de nacido y no a los 3 meses, a pesar del cansancio, de no dormir y tantos etc que se me ocurren. Tantas cosas valiosas que seguramente muchas de nosotras tenemos y no nos damos cuenta hasta que nos topamos con historias como la de Vero, y entonces decimos "No me puedo quejar..."
Este premio se lo dedico a:
Paola, de Creciendo Juntas (una panzona)
Mica, de Mirando tus Ojos Aprendí (otra panzona)
Bren, de Amo ser mamá y Cerquita Mio
Flor, de Maternarte
Laurita de Ser papás y no morir en el capitalismo
Meli de Biencriando

Se que la mayoria ya lo tiene, pero tenia ganas de dedicarselo :)

sábado, 28 de enero de 2012

Valenccionario Tomo VI

  • Goooool!: Oooooooooooooó!
  • Bieeeen!: Eeeeeeeeeeeeeeeeé!
  • Al llegar a una esquina: Uno, dos yyyyyyyyy........"Essssss"
  • Basta!: AATAA! (Con un grito agudo y las palmas de las manos hacia arriba). En general se lo dice a la perra, pero nosotros tambien la ligamos a veces...

jueves, 19 de enero de 2012

P.V.D.C. Parte I

El día en que Dios decida mandarnos otro bebé, me gustaría probar esa posibilidad.
Pero hoy no voy a hablar del Parto Vaginal Después de Cesárea, sino que voy a pedir prestadas las siglas para contar nuestra aventura que empezó esta semana: "Proyecto Valen Duerme en su Cuna".

Día 1: Lunes 16-01-12
21.00 p.m., baño reconfortante, extenso, juegos y salpicaduras al por mayor.
21.30 p.m. cena, churrasco con tomate (la nueva adicción)
22.00 p.m. Saco la baranda de la cuna, la apoyo en el suelo, acuesto a Valen, le doy su mamadera y me siento en el piso con mi cara pegada a la de él a esperar que la tome, que me agarre de la oreja y se quede dormidito.
22.15 p.m. Está dormido. Muy suavemente desengancho su manito enredada en mi oreja, me paro, coloco sin hacer ruido la baranda y me voy, tratando que el piso de madera haga la menor cantidad de ruiditos posibles...

(Mientras mamá y papá cenan, lavan los platos, ordenan un poquito, chusmean en internet.)

01.00 a.m. Valen sigue dormido, lo espío desde la puerta de su habitación. Me dispongo a dormir, me acuesto, apago el velador, suspiro y... llanto.
Me levanto, entro en su habitación, lo veo sentado agarradito de los barrotes, llorando, le hablo, saco la baranda de la cuna y me siento en el piso, deja de llorar, lo acuesto, cara con cara. Me agarra la oreja, se pone el chupete y se duerme... Muy suavemente desengancho su manito enredada en mi oreja, me paro, coloco sin hacer ruido la baranda y me voy, tratando que el piso de madera haga la menor cantidad de ruiditos posibles...

01.10 a.m. Me encontraba yo en la fase de conquista del sueño profundo y... llanto.
Me levanto, entro en su habitación, lo veo sentado agarradito de los barrotes, llorando, le hablo, saco la baranda de la cuna y me siento en el piso y lo acuesto, cara con cara. Me agarra la oreja, se pone el chupete y se duerme... Muy suavemente desengancho su manito enredada en mi oreja, me paro, coloco sin hacer ruido la baranda y... ojitos mirándome con cara de terror, como preguntándome: "¿Te vas?". No, hijito, acá estoy. Me siento nuevamente en el piso, se agarra de mi oreja y da muchas vueltas, juega a pegarle pataditas a los barrotes de la cuna, frota los pies una y otra vez en la sábanas, me mira en la oscuridad, me acaricia el pelo y me habla: "¿Te-te-te-te-te-teeeé?"
Le canto, lo abrazo, lo acuno, lo beso, le hablo. Nada. Los ojos muy abiertos.
02.00 a.m. Cara con cara, agarrado de mi oreja, se queda dormido. Mi cuello no puede mas, estoy doblada como un junco. Coloco la baranda, me voy despacito y... llanto
Vuelvo, saco la baranda, lo alzo y a mi cama. Allí sigue la joda, hasta que...
04.00 a.m. se duerme...

Balance al día siguiente: Lo acostamos muy temprano, vamos a probar estirarlo un rato mas así aguanta mas tiempo dormido.


Día 2: Martes 17-01-12
21.00 p.m., baño reconfortante, extenso, juegos y salpicaduras al por mayor.
21.30 p.m. cena, pollo con tomate (vuelve a pedirlo con desesperación). Esta vez cenamos los tres juntos.
22.00 p.m. Lavamos los platos, ordenamos. Valen juega con su pata-pata y la perra.
23.00 p.m. Mamá y papá miran tele, sentados en el piso y mientras le tiran la pelota a Valen que juega al "Gooool".
00.20 a.m. ¿Vamos a dormir?. Papá prepara la mamadera, mamá saca la baranda de la cuna y acuesta al niño, sentada en el suelo, el cuello doblado, con la oreja enredada en sus deditos. Un calor agobiante, papá prende el ventilador apuntando a la pared así circula el aire.
00.30 a.m. Está dormido. Muy suavemente desengancho su manito enredada en mi oreja, me paro, coloco sin hacer ruido la baranda y me voy, tratando que el piso de madera haga la menor cantidad de ruiditos posibles...
02.00 a.m. Me despierto sobresaltada, miro a mi izquierda, no está. Miro la cabecera de la cama, no está. Se me acelera el corazón y me acuerdo que está en su cuna. Me levanto y lo espío desde la puerta. Está en una posición totalmente opuesta a la que lo dejé hace un rato, pero duerme plácidamente. Me acuesto y me duermo.
04.00 a.m. Llanto. Me levanto, voy a su cuna, le hablo, saco la baranda, lo alzo y a mi cama.
04.03 a.m. Nos dormimos los dos, con mi oreja derecha enredada en sus deditos...

Balance al día siguiente: Anoche estuvo mejor, de a poquito lo vamos a lograr.


Día 3: Miércoles 18-01-12
21.00 p.m. baño reconfortante, extenso, juegos y salpicaduras al por mayor. Estamos aprendiendo a trasvasar.
22.00 p.m. cena, hoy pizza de muzzarella con papi, un permitido ;)
23.00 p.m. Valen juega en el balcón, sacando la tierra de las macetas, corre a la perra, le tira la pelota y "Goooool"
00.10 a.m. ¿Vamos a dormir?. Papá prepara la mamadera, mamá saca la baranda de la cuna y acuesta al niño, sentada en el suelo, el cuello doblado, con la oreja enredada en sus deditos. Un calor agobiante, papá prende el ventilador apuntando a la pared asi circula el aire.
00.15 a.m. Está dormido. Muy suavemente desengancho su manito enredada en mi oreja, me paro, coloco sin hacer ruido la baranda y me voy, tratando que el piso de madera haga la menor cantidad de ruiditos posibles...
06.00 a.m. Me despierto sobresaltada, pero esta vez enseguida me acuerdo que está en su cuna. Me levanto y lo espío desde la puerta. Está en una posición totalmente opuesta, pero duerme plácidamente. Me acuesto y me duermo.
08.40 a.m. Llanto. Dejo el mate y voy a su encuentro. Lo alzo, le doy los buenos días, lo beso, lo aprieto, lo estrujo, lo amo.

Balance al día siguiente: Estuvo mejor, pero no cantemos victoria antes de tiempo...
Continuará...
P.D. 1: Sr. Estivill, gracias por decirme lo que NO tengo que hacer con mi hijo... aunque yo ya lo sabia.
Shhh... Tengo el sueño livianito, livianito...

P.D. 2: Feliz año y tres meses, hijo. Qué grande estás, por favor!!

domingo, 15 de enero de 2012

miércoles, 4 de enero de 2012

El calendario no da tregua

Ecografista: -¿Fecha de última menstruación?
Yo: -4 de Enero de 2010.

Ehhhh?!?!?!?! Ya pasaron dos años?!?!?!

lunes, 2 de enero de 2012

¿Quién lleva los pantalones en esta casa?

Valentino, como no podía ser de otra manera... hoy por la mañana al despertar, siguiendo lo que nuestra rutina manda, respondiste con tu habitual sonrisa a mi conocida frase: "Hay que cambiarlo ese pañalote, ehhh?, y así lo hicimos: sacamos pañal usado, limpiamos, ponemos pañal limpio, buscamos remerita fresquita, ojotas veraniegas y short cortito para afrontar un día de juego con los 35º de calor que nos tocan. Al momento de ponerte el pantaloncito, y por alguna razón que desconozco, en lugar de subírtelo hasta la cintura estando vos acostado boca arriba, te paré sobre el cambiador con el short a la altura de tus rodillas, y para mi sorpresa, te agachaste, lo tomaste del elástico y te lo subiste.
Disfrute varias lagrimas con sabor a orgullo y felicidad, mientras me mirabas con una cara como diciendo: "¿Y a ésta qué le pasa?".
Y yo te miraba con una cara como diciendo: "¿Cuándo creció tanto mi bebé?

sábado, 24 de diciembre de 2011

Mi segunda Navidad...

                 
   Les deseamos de todo corazón que sean muy felices, hoy y siempre...
                                                                                                                   Valentino, Cristian y Andrea...

viernes, 23 de diciembre de 2011

De avances y otras yerbas II...


Tengo tanto para plasmar aquí, muchas cosas que quiero escribir para no olvidar...
Tengo un premio que agradecer a Mica de Mirando tus ojos aprendi. Hace mil años me lo dio, dice que soy una mamá que hace historia... es precioso, muchas gracias Mica!!
Viene con la consigna de contar dos recuerdos de la infancia, ahí van:
El primero que se me viene a la mente es en el Jardín de Infantes, yo tendría 3 o 4 años, sentada en las mesas redondas jugando con plastilina. Cada vez que siento el olor de la plastilina, me transporto a ese feliz momento y lugar. El segundo que me surge transcurrió en mi casa (la casa de mis viejos), Mundial Italia `90, en el comedor de casa con mis papás, mis tíos, mis hermanos y mis primos, cantando la canción del arquero Sergio Goycochea que nunca me acuerdo como era, pero se que decía algo así como que "ataja los penales sentado en una silla". Escuchar la canción de ese Mundial ("Notti Magiche") hace que se me ponga la piel de gallina. Cada vez que escucho esa canción, me transporto a ese feliz momento y lugar.
Se lo quiero dar a Julie, de Mamushka Julie, quiero ver qué nos cuenta...
Bueno, ahora a contar: A Valen le estan saliendo 4 (¡cuatro!) muelas, dos arriba y dos abajo más dos dientes abajo, al lado de los que ya tenia. Está super baboso, mordiendo con desesperacion sus deditos y eso repercute muy mal en su pobre colita, que se paspa con mucha facilidad. Por suerte mi hermana me recomendó una crema que hace milagros. (Para quien la necesite: Eryteal, de Laboratorios Klorane).
El lunes 19 de Diciembre cumplió 1 año y dos meses, esta tan cambiado al bebé que salió de mi panza que ya estoy tratando de asumir que en lugar de un bebé, ahora tengo un nene...
Es super sociable, va por la calle saludando con su manito a la gente, le sonríe a todo el mundo que le de un poco de charla. Tiene momentos que mis brazos son lo único que quiere en la vida, sobre todo si tiene sueño o si se despertó de mal humor, pero son pocas las veces.
Aprendió primero a tomar del sorbete, y luego del vaso. Con ayuda, claro, porque sino se tira todo encima pero ya casi no toma mamadera en el desayuno, sino que compartimos ese momento tomando los dos en taza. Cuando termina de tomar liquido, emite un "ahhhhhhh". Está para hacer algun comercial de Coca Cola jajaja.
Me observa mucho cuando limpio la casa y si encuentra algún papel en el suelo o algún trapo dando vueltas, se agacha y lo pasa con su mano como si estuviera limpiando. Lo mismo hace cuando agarra la escoba, la pasa por todos lados...
Le divierte caminar hacia atrás. Hace seis o siete pasos hacia adelante y seis o siete hacia atras. Al principio me sorprendió y me asustaba porque se chocaba con puertas, ventanas, paredes, muebles. Pero ahora descubrí que da una rápida mirada hacia atrás girando un poco la cabeza para chequear que su camino esté libre, y si no lo está, redirecciona.
Estamos tratando de hacer que la casa sea mas segura para nuestro Inspector de Zócalos, ya cubrimos los enchufes, tenemos la red de proteccion en el balcón y las ventanas, instalamos una puertita corrediza bajita de madera para que no pueda entrar a la cocina, mas que nada cuando el horno está prendido, le pusimos una traba a la puerta de su habitacion, no por el miedo a que se agarre los dedos si la cierra porque descubrimos que jamás deja los deditos adentro sino que los saca antes de cerrar (igual le puede pasar, obvio), pero mas que nada porque tiene una  inexplicable necesidad, una incontrolable obsesión de mantener cerrada cuanta puerta se le cruce en su camino, sean armarios, cajones, puerta de la heladera, etc, y como ahora su nuevo lugar de juego es su propia habitación, necesito mantenerla abierta para no tener que ir cada 15 milesimas de segundo a rescatar al auto-encerrado.
Lo que todavía no conseguimos fueron las trabas para los cajones, y las necesito con urgencia... no deja una sola prenda doblada en su armario.
Señala lo que quiere y si no se lo doy, me toma de la mano y me dirige hacia el lugar de donde proviene su urgente necesidad, sea un juguete que esta muy en el fondo del baúl, un poco de agua del bidón, etc.
Cuando le pregunto: "Queres que mamá te prepare una mema?", se sonríe ampliamente, agarra su mamadera, que en general está depositada en algún rincón extraño de la casa, y se para al lado de la puertita de la cocina y me espera. Cuando le digo "Queres que vayamos a pasear?" va corriendo y se para al lado de la puerta, y que no se me ocurra hacerlo esperar por que se me arma la podrida!
El otro dia bajamos a sacar la basura a la vereda. Después de haberla dejado en el cesto, volvi como para entrar en mi casa... mision imposible. Se retorcia y se tiraba al suelo, hizo un berrinche nunca visto por mi, y entendí que no quería entrar, que lo que queria era pasear... asi que terminamos dando una vuelta manzana, saludando a todo el mundo. Pero no quiere que lo agarre de la mano al caminar, quiere ir solo. Excepto que seamos dos los que lo agarremos, ahi si, mamá de una lado y papá del otro... y cuando llega a la esquina hay que hacerlo "volar", saltando los charquitos a ritmo de "uno, dos, yyyyyy.... treeees".
Está empezando a usar la cuchara para comer, no logra todavía agarrar mucho pero de a poco lo va logrando. Ya tiene el concepto de meter la cuchara en la comida para luego llevarsela a la boca.
Tiene una obsesión con las orejas al momento de dormirse, las toca, las acaricia, las retuerce, las aprieta con las dos uñitas tipo pincita. Especialmente con las mias y con las de su papá cuando estamos acostados los tres dispuestos a dormir. Pero también toma la oreja de la persona que le esté haciendo upa en el momento que le agarra sueño...
Le agarra un llanto inconsolable cada vez que me alejo (y lo mas lejos que voy es al baño...), pero descubri que no le pasa lo mismo si el que se aleja es él, ahi no tiene problema de quedarse con otra persona.
Dice sus primeras palabras, que las voy recopilando en los crecientes tomos del "Valenccionario". Habla (en su idioma) hasta por los codos, casi siempre con un Te-te-te-te-téééé??? que termina con un tono a pregunta y su manito abierta pero con el dedito gordo escodido y sacudiendola de aqui para alla, inclinando levemente el cuerpo hacia adelante y girando un poquito la cabeza hacia la derecha, siempre mirando a su interlocutor a los ojos.
Me estira los brazos para pedirme que lo alce, y yo me derrito...
Intenta peinarse solito, cuando termino de bañarlo, lo seco, lo visto y por ultimo lo peino. Paso siguiente, le tengo que dar el peine. Y le digo: "A ver que lindo se peina ese bebé..." y el se pasa el peine por la cabeza dos veces, mas no. Despues tiene que guardar el peine en el cajon...
Come hasta donde tiene ganas, si ya está satisfecho, le empieza a dar la comida a la perra... entonces es momento de sacarlo de su silla de comer para que siga jugando.
Le gusta sacar las cosas de las bolsas. Sus juguetes estaban en una transparente con un cierre, y venia arrastrándola por la casa para que se la abra... despues no juega con nada, la diversión en sí radica en sacar todo de ahí.
De un dia para otro le empezó a tener miedo a la aspiradora y a la batidora, es porque nuestra perra ladra cada vez que las uso.
Hemos comprado un baúl para guardar sus juguetes. O sea, para que yo los guarde y el los desparrame por la casa... jajaja
Cuando leemos un libro, es el encargado de pasar las páginas, y que ni se me ocurra intentar hacerlo yo!
Tengo pegado en la heladera una hoja de cuaderno, con su primer dibujo! Si, agarró la birome y plasmó su arte hermoso, y yo morí de amor...
Es el loco de las llaves, le encanta jugar con los llaveros, y hasta las intenta poner en la cerradura, si no "funciona" una llave, prueba con la otra. Y no estoy exagerando.
También es el loco de los celulares y teléfonos, pone el altavoz y marca el redial, mas de una vez me encontré buscando el auricular por la casa tratando de averiguar quien era que decía hola, hola!!
Ayer empezó a jugar a las escondidas, se paraba bien pegadito a la pared y asomaba sus ojitos de emoción cuando lo llamabamos...
Y lo mas hermoso de todo: le pregunto, "le das un beso a mamá?" y se acerca a mi con la boca abierta, la apoya en mi mejilla y dice "uaaaa"...
Estoy enamorada...

domingo, 18 de diciembre de 2011

lunes, 5 de diciembre de 2011

Valenccionario Tomo V

  • Valen, como hace Tana? (la perra): "bau-bau-bau-bau-bau"
  • Graaaacias: "aaaats" (o algo parecido)
  • Valen, como hacen los gatos? ma-ma. (Sin comentarios... jajajaja)

jueves, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

Ah, cierto que no está.

Por primera vez en tu vida de un año y un mes, pasaste varias horas seguidas lejos de mi. Ayer te fuiste a la casa de los abuelos, estaba Rocio, tu prima de 6 años. Según me contaron, almorzaron, jugaron, fueron a la plaza, te empezó a gustar el tobogán que antes no te causaba ninguna gracia, pero tu condición era subir gateando por la rampa y no por la escalerita, y luego dar una vuelta increíble en la cima y acompañar tu caída libre con una adrenalínica y contagiosa carcajada. Y vuelta a empezar. Al abuelo le quedó la espalda destrozada, pero no le importa, según él.
Volvieron de la plaza, te bañaron para sacarte la arena, te cambiaron de ropa, tomaron la leche con galletitas, y siguieron jugando hasta que te pasamos a buscar. Nos recibiste con una sonrisa que me llegó al alma.
Cuando hablé con la abuela a la mañana temprano y me invitó a almorzar, le dije que no podía, estaba tratando de desocupar tu habitación de los juguetes que te regalaron para tu cumple, de la ropa que ya no te entra, del acolchado y las frazadas que por unos meses no vamos a usar, de la cantidad de cosas inútiles que unos papás primerizos compran impulsados por la ilusión, la ansiedad o vaya a saber porqué... mi alma de cartonera que me impide tirar a la basura una bolsa o el envoltorio de un regalo, que luego se acumulan y me terminan tapando... Con este panorama y visto y considerando que mientras yo lograba ordenar una cosa, vos me desordenabas siete, accedí a la oferta de la abuela de cuidarte unas horas.
Te preparé la ropa, los pañales, la leche y los etc. que creí ibas a necesitar y se me hizo un nudo en el estómago cuando vi que se alejaban, y estoy segura que esta experiencia me costó mucho mas a mi que a vos.
Volví a entrar a casa y me dispuse a hacer la tarea que me había propuesto. Y alli comenzó un sinfín de pensamientos, que no se si fueron realmente pensamientos o era que hablaba sola en voz alta.


Tengo que sacar la basura, voy a organizar todo en una sola bolsa así la llevo con una sola mano y con la otra llevo a Valen a upa y puedo abrir la puer...........
Ah, cierto que no está.


Voy a ordenar las cosas en las cajas para poder guardarlas mejor, pero antes las voy a clasificar adentro de la cuna así no puede agarrarlas y tirarlas al piso mientras las voy ordenand..........
Ah, cierto que no está.


El lavarropa terminó de lavar, voy a colgar la ropa, pero antes tengo que sacar el tender sin que Valen salga al balcon, porque anoche llovió y está todo suc...............
Ah, cierto que no está.


Tengo que pasarle el trapo al piso, voy a agarrar el balde, el trapo y los guantes que están en el lavadero, y para eso tengo que abrir la puertita de la cocina, me fijo que esté a una distancia prudencial que me de tiempo a abrir y cerrar antes de que se de cuenta y llegue corriend.........
Ah, cierto que no está.


Ayyy! Tengo que ir al pipi-room, le voy a dar una galletita y lo voy a sentar en su sillita de comer para que no me tire todos los desodorantes a la bañader...........
Ah, cierto que no está.


Voy a pasar la aspiradora en su habitación, pero lo tengo que hacer como un juego con él, porque últimamente se asusta cuando se enciend...............
Ah, cierto que no está.


Como lo extraño, carajo! Le voy a dar unos besos, le voy a hacer unas cosquillitas y lo voy a amasar un rato con unos abrazos apretados y esas palmaditas en la espalda que tanto le gust...............
Ah, cierto que no está...

sábado, 19 de noviembre de 2011

lunes, 14 de noviembre de 2011

Dos Ocho

Que no suena tan terrible como "veintiocho"...
14 de noviembre de 1983, mi mamá iba al sanatorio en Caracas, Venezuela, (país donde estaban viviendo desde hacía unos años) porque era su "novena falta" pero sin síntomas de parto, tal como le había pasado años antes, cuando mis hermanos debían nacer.
-"Señora, ¿Ud. está segura que está en fecha? Tiene una panza muy chiquita... a ver si abrimos y matamos a ese bebé..."- le dijo un amoroso médico obstetra luego de medirle la panza con un centímetro, que evidentemente tenía muy poco de psicología y mucho menos tacto para tratar a una embarazada a punto de parir.- "Vaya a hacerse una ecografía". Y ahí fue ella, a ver a su bebé por primera vez, ya que según me cuenta nunca le habían hecho una ya que en esa época no existían las ecografías, o por lo menos no era una práctica habitual.
Al verla llegar, la ecografista le dijo asombrada:
-"Qué raro que no tengas síntomas, porque hasta tenés pérdidas!".
-"Nooo, que pérdidas -le respondió mi mamá- es que la enfermera me rasuró con una maquinita usada y me lastimo toda!!"
En ese momento se empezaba a hablar de una nueva enfermedad llamada SIDA y ella tenia miedo que la hubieran contagiado con tan despreciable descuido.
-"Este bebé está perfecto. Vaya a parir, señora..."
Tan nerviosa estaba mi pobre madre que ni se le ocurrió preguntar el sexo de su bebé...
La dejaron sin ropa y sin marido. A mi papá lo echaron del lugar, no podía quedarse ni siquiera en el pasillo esperando. Parece que la inseguridad era mucha. Como tenía los dedos hinchados no se pudo sacar la alianza, y se la taparon con una cinta.
Justo antes de empezar la cesárea, al suministrarle la anestesia total, le avisaron, como quien no quiere la cosa, que le ligarían las trompas, ya que era su tercer hijo y en Venezuela parece que había una ley que así lo amparaba. Somnolienta como estaba, discutió con el médico para evitar que se lo hagan y antes de dormirse, lo último que escuchó fue que el medico le prometía, sin mucho interés, que "vería como estaba todo ahí adentro y decidirían qué hacer sobre la marcha". Qué espantoso... no puedo imaginar a mi mamá en esa situación sin que se me haga un nudo en el estómago. Sola, con miedo, después de todo lo que había pasado, las respuestas despreocupadas de quienes decían ser profesionales de la salud.
Se empezó a despertar y escuchaba a los médicos haciendo chistes entre ellos, y ella tenía miedo de sentir todo lo que le hacían. Cuando la vieron despierta, le dijeron "No le ligamos las trompas... y es una niña". Eran las 11.35 de la mañana, yo acababa de conocer el mundo y mis padres se convertían en papás por tercera y ultima vez.
Y pasaron las horas, y nadie la venia a ver. No sabia donde estaba yo. A mi papá no lo dejaban entrar. Ella tenia el "privilegio" de estar en una cama ella sola. O sea, tenia el "privilegio" de haber tenido cesárea, y así no tener que compartir su cama con nadie, ya que las mujeres que habían parido de manera natural, compartían su cama entre dos. El camisón con que la habían operado estaba manchado con sangre. Y no tenia más ropa, ya que para evitar robos se la habían dado a mi papa. Y el dolor era insoportable, porque se había ido la anestesia. Lo único que tenia a mano era la sabana de su cama, y lo decidió.
Como pudo y con todo el dolor a cuestas, se sacó el camisón, se paró como pudo y se envolvió en la sabana. Caminó descalza por los pasillos del sanatorio, sin saber si estaba yendo por el camino correcto. Y llegó a la nursery donde estaba yo... y me vio por primera vez en su vida, vidrio de por medio.
De eso han pasado hoy 28 años. Y cada vez que escuchaba este relato (por no decir el del día en que parió a mi hermana, que fue mucho peor porque casi se mueren las dos) me convencía más y más que yo no quería pasar por una cesárea. Pero la vida tiene sus cosas, y así tuvo que ser. Aunque no la pasé tan mal como mi mamá, debo reconocer.
Hasta ahora, nunca me había puesto a pensar en mi cumpleaños como el aniversario del día de mi nacimiento en el que mi mamá tuvo un gran protagonismo. Pero ser madre me cambió la forma de ver y vivir los cumpleaños, míos y de los demás.
Así que feliz cumpleaños mamá, y feliz cumpleaños a mi, claro =)

"28, es un número compuesto que tiene como factores propios los números 1, 2, 4, 7 y 14.Como la suma de sus factores hacen 28, esto lo convierte en un número perfecto."

viernes, 11 de noviembre de 2011

Nice Blog =)


Mi amiga Bren, de Amo ser mamá, me dio hace unos días este precioso monstruo simpaticón que dice que mi blog es nice! Y si él lo dice...
Trae tarea en su cuaderno, así que vamos a cumplir...
Tengo que contar cuáles son mis tres canciones preferidas... En primer lugar, "A ti" de Arjona. Escucharlo la primera vez me hizo poner la piel de gallina por la fuerza de su voz, el sentimiento que le pone, y porque no, por sentirme un poco identificada con la protagonista, "...a tí que te faltó el valor para pelear por ti...". Escucharlo y sentirlo en vivo y en directo en el año 2006, cuando lo fuimos a ver al Luna Park fue cien veces mas conmovedor, las lágrimas brotaban por doquier...
En segundo lugar, "Dígale" de David Bisbal. Y por ultimo, "Mi niña bonita" de Chino y Nacho.
La segunda, "Dígale" no es precisamente mi favorita, pero en este momento es la que me viene a la mente y por algo será. La ultima, "Mi niña bonita" es la preferida de Valentino, cuando la escucha, se pone a bailar, flexiona las rodillas una y otra vez, aplaude y se sonríe de una manera abierta, pura, sincera. Hasta le cambia la mirada, le brillan los ojitos... Me conmueve que una canción le cause tanta felicidad a mi bebote. Por eso merece estar acá, entre mis preferidas.
Y además tengo que contar un sueño. Estuve leyendo varios blogs que han recibido este premio y me pareció interesante las distintas interpretaciones que tenemos de la palabra "sueño". Algunas han descrito "lo que desean, lo que les gustaría tener, lo que ansían que suceda". Y otras, describieron lo que habían soñado en alguna oportunidad. Me parece interesante ver las distintas miradas que los seres humanos tenemos sobre las cosas. Doy por terminado el divague semanal, y me pregunto, ¿cómo interpreto yo la consigna "Contar un sueño"? Y la verdad es que ahora no se cual elegir, así que voy a describir los dos:
Lo que deseo, lo que me gustaría tener, lo que ansío que suceda: Conseguir un laburo que pueda hacer desde casa o uno afuera que me lleve pocas horas así no me pierdo lo que considero lo mas importante en este momento que es ver crecer y acompañar a mi hijo. Quiero estar mas tranquila económicamente, un solo sueldo como están dadas las cosas en este país, lamentablemente no alcanza. Si ya se. Estoy pidiendo mucho...
Lo que soñé en alguna oportunidad: No es un sueño reciente, es de cuando estaba embarazada mas o menos de 5 meses y todavía el pequeño inquilino no dejaba ver sus atributos. A pesar que yo sentía que era varón, tenía que confirmarlo. La noche anterior a la ecografía, soñé que me decían "es un varón" y me desperté con el corazón latiendo muy fuerte y sintiendo que lo había vivido en realidad. Fue una experiencia muy intensa...
De hecho, fue exactamente lo que pasó ese 9 de Junio de 2010 en la ecografía...

Dejo aquí este premio para quien quiera tomarlo... no soy capaz de decidir a esta hora, y menos de un 11/11/11... ;)

jueves, 3 de noviembre de 2011

Fuerza V...

A veces la vida golpea de una manera muy dura, nos hace enfrentar a situaciones que nunca imaginamos y por supuesto, no esperamos.
Estamos con vos, V, te acompañamos en tu dolor, en tu perdida, es la perdida de todos. Lamento muchísimo que tengas que pasar por esto, lo siento en lo mas profundo del alma.
Me quedan los mejores recuerdos de él, espero que tu corazón pueda diferenciarlos para recordarlo con su sonrisa, en los momentos de alegría, en los viajes, las cenas en familia, las anécdotas, los trucos con las cartas blancas y negras de las que vos eras participe.
No tengo mucho mas para decir, no me sale.
Quiero que sepas que estamos acá para lo que necesites, para lo que quieras, para reir, para llorar, para bailar, para hablar, para tomar un mate, amargo o dulce.
Te queremos, Valentino, Cristian y yo...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...